Voy por mis “alas”…

39926_148007678558606_2728366_nVentiséis años han pasado desde la última vez que estuve en un aula universitaria y no me avergüenza decirlo, porque son parte de los años que dedique a la crianza de mi hija querida y el cuido de mi viejita en su enfermedad.

Mis sueños y proyectos personales los suspendí por completo y he de decir que no me arrepiento en lo absoluto, si me devolvieran atrás volvería a hacer exactamente lo mismo. Han sido mi mayor bendición!!

Ver crecer a mi hija y estar con ella paso a paso en su desarrollo y acompañar todos los días a mi madrecita cuando más me necesito mientras duró su enfermedad de principio a fin.

Me decidí a escribir de esto, para agradecer primero que nada a Dios, a la Virgencita, a mis ángeles (mis padres) en el cielo y a mi hermano Eve, al cual no me alcanzará la vida para agradecerle tanto. A mi hija por ser mi inspiración y mi apoyo.

Creo que tengo una deuda con Dios por todas sus bendiciones y debo compartirlas con otras personas que al igual que yo fueron cuidadores o lo son en este momento y su panorama de vida se ha reducido considerablemente.

13221594_1406320366060658_6077570530929752814_n

Ser cuidadora de mi mejor amiga por dieciséis años, mi madre, ha sido una de las experiencias mas enriquecedoras y hermosas, sí hermosas de mi vida, pese al dolor que eso conlleva y también de las mas duras. Nunca será fácil ver como un ser que tanto amás se va a apagando inevitablemente pese a todos los esfuerzos que hagás, la enfermedad sigue su curso, se puede detener un poco con cuidos y tratamientos adecuados, dar calidad de vida que es por que tanto luchamos mi familia y yo hasta el final, ella merecía lo mejor. Mi viejita era un pedacito de cielo!

Llegué a sentir lo que es el cansancio físico en un grado que jamás imaginé al final de su enfermedad, ni siquiera la puedo describir, nunca en mi vida me había sentido así, al punto que había días que lo único que me impulsaba a levantarme era el inmenso amor que le tenía a mi viejita y que sabía que si no llegaba ella no podría moverse ni un centímetro, todos los días a las 5:00 am me levantaba, sabía que llegaría el día que ella ya no estuviera y no quería fallar mientras la tuviera.
En las noches le pedía a Dios con toda mi alma a veces entre lágrimas que renovara mis fuerzas, porque de algo estaba muy segura, no abandonaría jamás a mi mamá, así dejara mi espíritu en el camino por ello, sí ella no se rendía yo tampoco!

No podía dejar de ser madre tampoco y trabajadora, que gracias a Dios he tenido la oficina en mi casa, así podía ver por todo a la vez, no fue fácil encontrar el equilibrio, el cual se rompía cada vez que la enfermedad avanzaba, pero finalmente lograba de nuevo acomodar mis tiempos, con fuerza de voluntad y amor.

Conforme fue avanzando la enfermedad mis tiempos personales se fueron reduciendo, tanto que había días en que no podía ni salir al jardín de mi casa, pero daba gracias a Dios por cada día, tenía la ayuda invaluable de mi hija y mis hermanos, mayoritariamente de mi hermano menor, el cual siempre estuvo ahí para mami y a veces de mis sobrinos. Si algo no le faltó nunca a nuestra viejita fue amor y cuidos.

Cuando mami falleció hace un año, el mundo que había construido por años, mis murallas para sobrellevar el día a día y no caerme, se derrumbaron por completo, quedé en una especie de limbo, era como caer en un abismo donde mi único sostén fue Dios y mi familia, incluyo a mis amigos mas cercanos también. Solo sabía que tenía que seguir adelante… nunca me he rendido en la vida por más fuertes que han sido las pruebas, no iba a ser esta la primera vez.

Empiezo entonces la re construcción de mi vida, vivo mi duelo atravesando el dolor mas profundo de mi vida, pero al cabo de 5 meses empiezo a ver la luz, estoy de pie. Al cumplir el año puedo decir que estoy fuerte, renovada gracias al Señor, mi Madre del Cielo y al amor y apoyo de mis seres queridos.

Este ha sido uno de los años mas difíciles de mi vida, pues igual tuve que vivir el duelo junto a otras pruebas, pero Dios siempre ha tenido el control.

Hoy puedo decir que ya no lloro a mi madrecita, doy gracias a Dios por su nueva vida, libre de todo dolor, enfermedad e inmovilidad, sé que ella es inmensamente feliz en el cielo y que nos volveremos a ver algún día. La extrañaré por siempre… eso es inevitable, pero ya le he dejado ir.

IMG_1335

Uno de mis proyectos de vida empieza a hacerse realidad, gracias a Dios y a mi hermano menor, entraré nuevamente a la Universidad a estudiar la carrera que tanto me apasiona, Psicología, desde que llevé dos cursos años atrás en Publicidad, me encantó. Mi meta es poder ayudar a muchas personas, hoy en día, muchos necesitan ser escuchados, comprendidos y sanados.

Me siento como una niña de kinder que va por primera vez a clases, solo me faltan unos pocos días para empezar, a Dios le ofrezco desde ya todos los conocimientos que vaya adquiriendo, este es el principio, con el favor de El, pues mi sed de estudio tiene muchos años acumulados. Voy por mis alas…no será fácil, pero con la ayuda de Dios voy hasta el infinito.

Con esto quiero decir a todos aquellos que como yo cuidaron y que aún cuidan, que sí hay una vida después de cuidar a un ser querido, que debemos sentirnos felices, orgullosos de los años dados y compartidos con amor, esa es una medalla que se guarda y se ofrece a Dios en el corazón, pero que también debemos dejarles ir a descansar en paz, nosotros estamos vivos y hay que seguir adelante. Deben vivir el duelo, no esquivarlo, hay que atravesar el dolor de la pérdida, pero no te quedés ahí, sigue!!!, para empezar a re construir la vida, tu vida, Dios siempre abrirá puertas y ventanas para seguir creciendo, pero depende de tu actitud para que las logrés ver.

Soy inmensamente feliz, porque tengo una hija maravillosa y familia a los que amo, y también amigos que se han convertido en hermanos del alma. Porque tuve la dicha de cuidar a mi madre con todo mi amor y dedicación y porque ahora retomo mis sueños y lucharé por hacerlos realidad.
Porque tengo un trabajo con el que puedo ayudar a otros, aunque sea un poquito, que están viviendo lo mismo que yo viví años atrás.

DIOS SIEMPRE CUMPLE SUS PROMESAS!!!!

Si tenés un proyecto o sueño, ve por él, nunca es tarde, cuando se hace lo que se ama!

María Soledad Chaves – Ex cuidadora

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s